CÓMO LUCIR EL EYELINER

Me encanta la gente que a pesar de no tener tiempo por las mañanas, sacan unos minutos para hacerse la raya del ojo guiñando el ojo y sacando la lengua, ¡me parece genial! Siempre debemos sacar un ratito al día para mimarnos y ponernos bellas para sentirnos mejor, aunque solo sean pequeños detalles.

Hay distintos tipos de eyeliner (línea del ojo) a cada mujer le favorece uno distinto que le da mucha personalidad. Algunas no pueden vivir sin él porque al hacértelo todos los días, el día que no te maquillas los ojos parece que te falta el café!

Los delineados son un drama si no estamos acostumbradas a él ya que al principio tienes que tener paciencia y ser un poco manitas para que los dos ojos queden simétricos y perfectos.  Existen distintos tipos de eyeliner, los puedes encontrar en rotulador, líquidos, lápiz o en crema.

TIPOS DE DELINEADORES

Los delineadores líquidos son los más difíciles de utilizar, ya tienen el pincel muy fino y el producto suele ser demasiado líquido, ¡vas a necesitar un pulso de cirujano para que te salga perfecto. Es fácil que con este tipo de eyeliner la línea te salga torcida y mal.

Por eso si buscas el mismo resultado de un delineado líquido, pero que sea más fácil de usar, el delineador perfecto es el rotulador. Los tipo rotulador es el más fácil de aplicar por que no gotea, no tendrás que preocuparte de si está muy cargado de producto o no. Hay de distintos grosores y formas, sólo tendrás que elegir el que te sea más fácil de usar ¡y listo!

También están los eyeliner en crema. Vienen en un tarrito como si fuera una sombra en crema. Solo necesitas un pincel adecuado para delinearte el ojo y ya estaría. Suelen ser más duraderos que los de rotulador o líquidos.

Si no eres una experta o buscas un resultado más natural, te recomiendo usar el eyeliner en lápiz. Es cierto que al usar este tipo de delineado, la raya va a quedar más gruesa y por lo tanto el rabillo del ojo también. Por eso este eyeliner está hecho para difuminarlo una vez hecho con un pincel, para un resultado más natural.

¿Qué tipo de delineado es el mío?

Si tienes los ojos rasgados, lo mejor es una línea muy fina a ras de pestañas y alargar lo máximo el rabillo (pero sin pasarse) y sin elevarlo en exceso.  No olvides aplicar máscara de pestañas para abrir más la mirada.

Si tus ojos son almendrados y quieres redondear la mirada, haz la línea más fina en la zona del lagrimal y más grueso a medida que llegue al final del ojo. El rabillo no debe ser muy largo ni muy fino.

Ojos caídos,  puede que te parezcan terribles, pero no es así. El delineador será tu mejor aliado. Haciendo un rabillo del ojo grueso y elevado, ¡le sacarás partido a tus ojos y se verán perfectos!

Si tienes ojos pequeños, no te aconsejo que delinees el ojo sólo por la parte de las pestañas porque harán que tus ojos se vean mucho más pequeños. Puedes probar a hacerte un ligero rabillo del ojo muy fino. Pero si lo que quieres es tener unos ojos más grandes maquíllatelo con sombras más oscuras en la cuenca del ojo (en tonos nude) y más claras en el lagrimal y en el centro. ¡No olvides aplicar máscara de pestañas y así tus ojos se verán enormes!Para los ojos saltones delínea el desde la mitad de las pestañas hacia fuera y repasa la línea inferior de agua.

                                                                                              descarga

¿ Cómo aplicar el eyeliner ?

Te recomiendo empezar por la zona de las pestañas hacia fuera. Una vez que hayamos llegado al final del ojo comenzamos a hacer el rabillo, ¡la parte más tensa! Un truco es tener una guía para que así nos salga muy recta la raya. Cogemos una tarjeta que ya no nos sirva y la ponemos desde el final del ojo hasta el final de la ceja (o un poco más arriba si queremos un delineado más elevado) y solo tenemos que repasarla según lo largo que lo queramos. Y la perfeccionamos uniéndola otra vez con la línea de las pestañas.

kathleen-kamphausen_gallery_r

También puedes usar celo, una cuchara, cualquier cosa que te haga más fácil su uso.

Otro truco es tener el espejo más abajo que nosotras, así al mirar hacia abajo veremos más nuestro párpado y será más fácil de usarlo.

Si has decidido utilizar el eyeliner en lápiz y es demasiado duro, va a ser un pisto aplicarlo porque no se va a quedar muy marcado y además ¡hacer más fuerza al aplicarlo es un error! No por eso va a ser más intenso, y podemos hacernos daño. Por eso para hacerlo un poco más blando y fácil de aplicar, quema un poco la punta con un mechero o caliéntala con el secador, y verás cómo se ablandece y va a ser mucho más cómodo de aplicar.

Ya no hay ninguna excusa para no utilizar esta maravillosa herramienta del maquillaje.  A partir de ahora ya sabes qué delineado te favorece y cómo aplicarlo.  ¡Con un poco de práctica tendrás un eyeliner perfecto en cualquier ocasión!