Queda poquito para finalizar el verano y con él dejamos atrás nuestros días desordenados para dar la bienvenida al otoño y a las rutinas.

Durante los meses de calor hidratamos mucho la piel de manera automática aplicándonos abundantes cremas y bebiendo más líquido, pero esto no es suficiente para conseguir el resultado deseado, hay diferentes caminos por los que podemos conseguir mejorar la piel y sumándolos en poquito tiempo veréis grandes cambios.

Hace un tiempo decidí añadir a mi cuidado diario de la piel el deporte y una alimentación equilibrada, no solo me ha sido beneficioso a nivel físico, sino que mi piel ha sufrido un cambio brutal y reluce más que nunca.

Las primeros días con mis nuevos hábitos  me resultaron fáciles porque eran la novedad, pero conforme iban avanzando las semanas mantener estas rutinas….uuffff  y entonces…. ves los resultados y te animas todavía más.

Os voy a contar mis rutinas y hábitos que han mejorado visiblemente mi piel:

Limpio mi piel todas las noches vaya o no maquillada. Elijo un producto que se adapte a mi cutisl,  yo prefiero los geles que se retiran con agua o los de textura mousse,  pero cualquiera que limpie adecuadamente las impurezas del día y me den sensación de confort me valen. Una vez limpia tonifico y  me aplico una hidratante, aparte de aportarme hidratación me sirve de protección ante factores externos (sol,  frío,  humedad,  contaminación,  maquillaje, etc), siempre teniendo en cuenta una crema específica para mi piel y con protección solar. Y por la mañana repito la misma operación.

Hasta aquí era la rutina que  yo llevaba para mantener una piel limpia e iluminada hasta que empecé a hacer deporte. La mayoría de nosotros hacemos ejercicio para subir o bajar de peso, tonificar nuestro cuerpo y así mejorar nuestra salud y calidad de vida. Pues bien, ¿Sabías que practicar deporte mejora tu piel?

Pues sí!! Y en esta parte de mis nuevos hábitos fue donde noté la gran mejora de mi piel, ya que al hacer ejercicio se dilatan los poros y así eliminamos la suciedad, estimulamos la circulación de la sangre y aumentamos la cantidad de oxígeno que corre por nuestro rostro. He obtenido más brillo y me ha ayudado a retener los efectos de los productos para el cuidado de la piel y si a esto le sumamos que reducimos el estrés y generamos un mayor descanso evitando bolsas y ojeras….que más se puede pedir???

Y claro!!  en cuanto vi lo que me había mejorado la piel, no solo en el rostro sino en todo el cuerpo evidentemente, quería más… introduje en mi alimentación más frutas y más verduras aportando vitaminas y antioxidantes, consiguiendo una piel más iluminada e hidratada.  Y no podía lograr los efectos deseados si en la dieta aparecían alimentos que me podían provocar el efecto contrario, por ello los azúcares en general,  el chocolate,  el alcohol,  la cafeína,  y alimentos procesados se han convertido en enemigos de mi alimentación. Aunque algunas veces caigo en la tentación!!

http://www.jlnutrition.es

 

Prueba estos hábitos y rutinas y en un par de semanas notarás estos grandes cambios de los que te hablo.

Disfruta de tu día…..

Beatriz López by Miramme

 

CONSEJOS

1.- No solo es importante hidratarnos por fuera, también debemos hacerlo por dentro. Con el paso de los años nuestra piel va perdiendo agua y esto hace que aceleremos el proceso de envejecimiento de la misma. Beber 2 litros de agua al día nos ayudará a mantener una piel hidratada, firme, luminosa y sin marcas de expresión durante más tiempo.

2.– ¿Por qué hay gente que se pone pepinos en los ojos? El pepino hace que el colágeno en la piel se contraiga, deshinchando, y afirmando la capa exterior de la piel. También es muy bueno para las arrugas, bolsas y contorno de ojos. Contiene mucha agua por lo que es un buen hidratante y además contiene vitaminas B y C. Si tienes quemaduras por el sol y no tienes aloe de vera, el pepino también es muy bueno para desinflamar e intentar curar las irritaciones en la piel. Elimina toxinas en el cuerpo, alivia el enrojecimiento y es muy recomendable para el acné y las espinillas. ¿Te animas a probarlo?

3.-Uno de los consejos más importantes para combatir las estrías es una alimentación equilibrada, di NO a las grasas saturadas y a tomar azúcar de más. La fruta es indispensable si quieres llevar una dieta saludable. Recuerda también beber al menos 2L de agua al día. Además de la alimentación es muy importante caminar, correr, hacer bici o si lo prefieres, la natación. Y cada vez que acabes de ducharte es conveniente poner el agua fría para mantener firme la piel. No olvides usar cremas y hacerte un masaje para que la piel esté hidratada y la sangre circule mejor. ¡Prueba a hacer esto durante un tiempo y cuéntanos si a tí te funciona!