La combinación blanco y rojo, en equilibrio, nos da un resultado de perfecta mezcla de pureza e intensidad.

Esta es la I parte de un trabajo con un acabado llamativo y lleno de personalidad.